Es desastroso…
A pesar de todo lo que hacemos, de todo lo que vamos a hacer, y de todo lo que ya hemos hecho, es desastroso. Hoy siento el dolor de mi pueblo; la pérdida irreparable de cientos de hijos, padres, hermanos, esposos, esposas, que murieron en un momento breve, trágico y oscuro. El fin de los sueños de cientos de familias que vieron arrasados los esfuerzos de toda una vida, tengo pena, quiero llorar, llorar por mis hermanos que ahora padecen el la angustia la perdida y el desamparo.

El dolor y la tragedia, han azotado a mi querido Chile en  innumerables oportunidades. Hemos tenido que aprender a ser austeros, a sufrir en silencio, a trabajar sin quejarnos, a vivir, a sobrevivir contra todo y contra todos; a prevalecer en contra de las adversidades, en contra de la inclemencia, en contra de nosotros mismos inclusive. Hemos aprendido a ser un pueblo fuerte, superaremos esta tragedia como hemos superado otras, nos levantaremos, enterraremos a nuestros muertos, curaremos a nuestros heridos,  limpiaremos los escombros, y reconstruiremos todo lo que la madre naturaleza, en su ira salvaje, nos ha quitado.

¿Y sin embargo,  no debemos nosotros también asumir las responsabilidades que, como país, nos caben a todos nosotros en este  difícil trance?

La respuesta es SÍ… debemos, debemos asumir que, como país no solo no contábamos con la infraestructura humana y técnica para hacer frente a este tipo de desastres  que son tan funestamente frecuentes en nuestros suelos, sino que además, no teníamos tampoco ni la educación y la preparación  que se requiere en estos casos, siendo como somos un país tan propenso a los desastres naturales. Estoy de acuerdo en que  8.8 no estaba en los cálculos de nadie, estoy de acuerdo en que para ser 8.8 la sacamos bien barata,  inclusive estoy de acuerdo con que no es el momento de señalar culpables… PERO ESE MOMENTO, LLEGARÁ. Porque la vedad es incuestionable, no estábamos preparados para enfrentar esta calamidad, y las personas que fueron designadas  no  respondieron a la confianza que en ellas habíamos depositado.

Hay… hay responsabilidades políticas, hay responsabilidades operativas; responsabilidades personales, todos lo sabemos y esperamos que se actúe en consecuencia. Por de pronto  el director de  SHOA (Servicio Hidrográfico y oceanográfico de la Armada)  responsable de las alertas de tsunami y marejadas, fue destituido. Es un comienzo, faltan más responsables; responsables políticos de haber demorado la decisión de instaurar el estado de sitio en las regiones afectadas, responsables  de haber demorado en la aceptación de la ayuda humanitaria. responsables de no haber estado a la altura de las necesidades que requería nuestro Chile.

Recordando las palabras de allende… “La historia los Juzgará”

No me queda ya mucho más que decirles… hay en realidad poco que agregar en  momentos como este… tal vez solo  una reflexión

“El fuego prueba el oro; la miseria los hombres fuertes.”

Lucio Anneo Séneca (2 AC-65)

Soy Focvs

Y la Mverte no es vna Metáfora