Buscar

La Torre de Babel: El Poder de las Palabras…

El lugar donde las palabras tuvieron poder por primera vez…

mes

noviembre 2008

EL ABUSO Y EL PODER: El hijo bastardo y el padre negligente…

Lo que sigue, es el resultado de una serie de reflexiones que, con un ánimo exploratorio, hice acerca del Abuso de Poder. Un fenomeno que nos ha agobiado, tanto en los tiempos oscuros de la dictadura (obvio, ellos ERAN abuso defacto); como en la democracia (que no es sino un “esquema administrativo”, con el cual somos gobernados); reflexionando lo invito a hacer lo mismo basado en la idea de que, la conciencia nos hace responsables,  no solo de nuestras acciones sino de sus consecuencias.

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora

pare

El hijo bastardo y el padre negligente…

¿Que es el abuso de poder? que lo define ¿el abuso o el poder?, donde existe (o se constituye) el abuso de poder; como y cuando se abusa del poder.
Estas preguntas intentan acercarnos a un fenómeno social, que a pesar de ser conocido, no ha sido muy estudiado, pero sí muy combatido, en prácticamente todas las esferas de lo social. Presentándose como esa inevitable falencia existente en casi todas las organizaciones humanas; el abuso de poder, aparece casi como aquella desviación o debilidad del carácter, y que es inherente a todos los seres humanos del planeta, que hace que una persona: se exceda, se extralimite, vaya más allá; en suma, que “ejerza su poder” fuera de los limites que le han sido señalados para ello. Y esta es, tal vez, la clave en la que deberemos centrar nuestros esfuerzos.

Entonces, la primera pregunta que deberíamos hacernos es: ¿Es el abuso inherente al hombre que ocupa una posición determinada en una estructura específica; o es una faceta determinada de esa posición? Es decir, es el hombre el que “es corrupto por naturaleza” o es “la naturaleza misma de las cosas, la que corrompe al hombre”. Eso porque normalmente se asume que este es un tema de corrupción; ya que ese poder ejercido, esta directamente ligado a una ética y una moral específicas, que lo determinan. Esto es definido como el uso “legitimo” del poder; concepto que debería “en teoría” zanjar todo tipo de divergencias, respecto de su uso y correcto ejercicio.

El abuso de poder ha estado señalado desde siempre como una falta a la ética, a la probidad (cuando se da el caso) o al menos a una debilidad moral de parte de la persona que ejerce dicho abuso. Cada vez que un individuo, hace uso del poder que detenta, ya sea para beneficiarse así mismo o para beneficiar a otros de ese ejercicio, se le acusa de abuso de poder; ocurre en todos los niveles, en todos los estratos; atraviesa transversalmente a una sociedad, que evidencia la utilización de “este recurso”, como medio de alcanzar ciertos objetivos, que están instalados en aquellos “espacios poco claros” de la ética social.

El abuso de poder es desde esta perspectiva, casi siempre la acción inmoral de “un individuo” que, faltando a las normas que regulan y determinan el ejercicio de las funciones propias de su cargo; ha hecho un USO ILEGÍTIMO del poder que le fue otorgado. Es así por ejemplo, que un presidente, en “el legal ejercicio” de sus prerrogativas como tal, ordena la compra de un avión presidencial, ultimo modelo, al cual le instala perillas de oro macizo en su baño privado, sabana de seda en el camarote, etc., etc. El abuso del poder otorgado, no rompe la norma, abusa de ella, revelando la debilidad que es propia de ésta.

Entonces, ¿de que se trata esto?, en suma: de explorar el fenómeno del abuso de poder. De hacer un cierto mapa descriptivo; conocer el fenómeno, además de poder determinar o establecer procesos por medio de los cuales se abusa del poder, observando la relación “causa – efecto” propias de estos fenómenos.
Reflexionando quisimos determinar las constantes dentro de las variables, en el caso de que las hubiere, señalando aquellos factores, situaciones, o procedimientos que se revelaran como recurrentes en casos indistintos. De manera de determinar, si la hubiere, una cierta “conducta fenomenológica del abuso” Establecer un esquema tentativo del abuso.

alto

Es decir, establecer un cierto modelo que señale de forma tentativa “El esquema de comportamiento” del abuso de poder como fenómeno social. Entonces:

“¿Es el abuso, un problema de poder?”

Considerando que el abuso de poder es, en realidad, el abuso de la norma que regula el poder; uno podría comenzar el análisis, determinando los componentes involucrados en el fenómeno que nos ocupa:

En una primera instancia, nos encontramos con tres elementos básicos, que son absolutamente imprescindibles para la ocurrencia del abuso de poder; uno, El Poder, en tanto sujeto basal y definitivo de la ecuación que intentamos despejar; concepto poderoso, que describiremos brevemente mas adelante, aparece como la energía que moviliza, da vida y sentido a todo el proceso social (estructurado) emprendido por el hombre; dos, La Norma a la que nos referiremos también mas adelante, que regula y administra la vida del hombre en sociedad, definiendo los limites del ejercicio humano; y tres, El Ejercicio, en tanto ejercicio de poder; que es administrado a través de la norma y ejecutado por medio de una posición que nos permite acceder a ese poder.

Entonces, si continuamos el análisis; la sintaxis nos dice que tenemos, o podemos suponer que tenemos, “el sujeto, verbo y complemento” de este Fenómeno.

Ahora bien, es claro que, si bien el poder y su ejercicio, son (o pueden ser) dos caras de la misma moneda; por cuanto el poder “ES” su ejercicio; ambos elementos necesitan de un espacio en el cual ejecutarse o en el que puedan realizarse, de manera que se agrega otro elemento a nuestra ecuación: La posición (de poder).

La posición es, o vendría siendo; el medio (ambiente) en el que es ejercido el poder; ingresando de esta manera a la ecuación, como coordenada de las acciones ejercidas desde un poder (normado). A estas alturas el esquema se ha modificado incluyendo un elemento nuevo, con el cual se completan los elementos básicos que integran el cuadro en el que se da el abuso de poder.

En función de esta esquematización; se pueden establecer ya algunas cosas; primero, que el poder esta asociado a una posición, esto quiere decir, que esta asociado a una ubicación, ya sea dentro de una estructura, jerarquía, o dispuesto por una segmentación, que administra poder; que la posición es regulada por la norma, que a su vez esta fundada por la ética; la posición normativa (o posición regulada) administra una determinada “cuota de poder” señalada por la norma; no obstante ello, el poder es siempre una potencia (existe para ser ejercido.. podría decirse) que conduce necesariamente a su ejercicio, por lo tanto la relación entre el ejercicio y la norma que lo regula tiene, ética mediante, una cierta tensión que delimita su movilidad dentro de la estructura que soporta la posición; cualquier falencia existente en la ecuación posibilita al poder de ser ejercido, más allá de la norma.

Ahora, teniendo en cuenta estos cuatro elementos básicos, que existen como constantes en prácticamente todos los casos que pueden estudiarse, podemos aventurar con alguna certeza, que son las primeras constantes encontradas dentro de las variables inherentes al fenómeno del abuso de poder.

Existen también por supuesto, otros elementos asociados a este esquema, y que, si bien cumplen una función estratégica, no son incluidos en este esquema. Esto se debe a que; si bien la relación que poseen con el fenómeno es muy estrecha, es también indirecta; este es el caso de la fundación ético-moral de la norma. La norma es, como ya hemos mencionado antes, elemento indispensable a la hora de hablar del abuso de poder, sin embargo “a su vez” es imposible hablar de la norma, sin hablar de la ética que la funda, y la moral que debe sostenerla, es así entonces que, a pesar de ser un tema que incluiremos en este trabajo, no es incluido en el esquema precedente.

En este caso se puede ejemplificar la cadena de causa y efecto, a través de la cual “sucede” el fenómeno, esto es: la ética genera La norma, que regula la posición, que a su vez administra un poder, que en su ejercicio produce el abuso. Este es “el encadenamiento lógico de procesos”, que nos deja como resultado un esquema específico.

Lo anterior queda expresado de la siguiente manera:

Ética (que gesta) > norma (regula) > posición (administra) > poder (ejercicio) > abuso

En consecuencia, tenemos una cierta “dinámica de procesos”, y un esquema tentativo en el cual se realiza. Completando así la primera parte del análisis. Esto por supuesto esta ligado a temas de legitimidad y ejercicio moral que están asociados a la idea de esta investigación

Cabe señalar también que: “La comprensión del abuso de poder por parte de la opinión pública nos interpela, ya que nuestra comprensión del mismo, se refiere a la experiencia de daños (físicos, mentales, emocionales, financieros) que implica el menoscabo sustancial de los derechos fundamentales, como consecuencia de acciones que no llegan a constituir violaciones del derecho penal (N.U.)”. Por todo lo anterior, y tomando en cuenta las argumentaciones exhibidas; podemos decir que la clave del abuso de poder es, como se señalaba; el menoscabo sustancial como consecuencia de acciones que no llegan a constituir violaciones del derecho penal.

No obstante cuando un sujeto, en el ejercicio de esa facultad delegada por la estructura; hace uso de ese poder, fuera de la regulación establecida por la norma, se hace posible el abuso, por cuanto el abuso no es una acción ilegal, pero sí ilegitima (en tanto este fuera del alcance de la norma), ahí se produce o posibilita el abuso.

area-restringida

El Poder

En una primera instancia lo que se pretende en este capitulo es “dibujar” una idea de poder, que nos permita aproximarnos al concepto sin vernos obligadas a abarcar su dimensión total.
Empezando por una coordenada lingüística:
“Poder:

(Del lat. *potēre, formado según potes, etc.).

1. tr. Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo.
2. tr. Tener facilidad, tiempo o lugar de hacer algo. U. m. con neg.
3. tr. coloq. Tener más fuerza que alguien, vencerle luchando cuerpo a cuerpo. Puedo A Roberto.
4. intr. Ser más fuerte que alguien, ser capaz de vencerle. En la discusión me puede. U. t. en sent. fig. Me pueden sus impertinencias.
5. intr. Ser contingente o posible que suceda algo.”

Teniendo en mente esta coordenada de inicio, vamos agregar algunas cosas más para delinear el concepto de poder. El poder es, en suma, acción y movimiento; por tener carácter de verbo, solo se constituye en su ejercicio; esto es, porque el poder puro, es pura potencia. El secreto de esto es que el poder, en tanto potencia, no tiene, por definición, limitante alguna, el poder existe por sí y para sí, en la expresión de su máximo ejercicio, pero dentro de la esfera de su existencia. El poder es expansivo hasta el límite de la esfera que lo funda como tal.

Esto significa que el poder, ante todo SE EJERCE; y por ende, suele estar más relacionado a la acción social colectiva o también se entenderse, como la capacidad para cambiar la realidad. De acuerdo con ello, el poder entendido como su ejercicio, es su propio justificante y no aceptaría determinación alguna, por cuanto el poder que se ve limitado, dejaría de existir como tal. Entonces, el ejercicio del poder delegado en un individuo por medio de una estructura (investidura), se ejerce desde la posición (de poder) que “lo ubica” en la estructura que lo ha investido; ese poder tiene un ejercicio; llamado ejercicio legítimo; porque esta determinado por la norma ética que lo regula, y la moral individual que soporta la norma. El poder entonces “ha sido concebido”, con una esfera máxima de expansión. Pero dentro de esa esfera, el poder tiende a ejercer su máximo desempeño, Ahora, el poder que le ha sido conferido por la estructura (el estado por ejemplo), no es sino, ejercicio de un poder que, en realidad, es detentado por la estructura de poder. Entonces, se habla solo de ejercicio no de posesión.

El poder por tanto puede ser ejercido, pero no poseído y en tanto su ejercicio sea “legítimo”; puede hacerse discrecionalmente; esto porque “suponemos”, que la idea de “ejercicio legítimo” del poder, es o será superior a “la necesidad” de desarrollarlo en su máxima exponencialidad. En suma porque “suponemos” que seremos ejecutores morales y éticos de la fuerza de ese poder. Entonces tenemos:

La Norma

Entendida como las reglas o leyes, dentro de cualquier grupo u organización, cuyo fin sea regular el ejercicio de los cargos de dicho grupo u organización. Entonces, como ya hemos señalado antes, la norma regula el ejercicio, pero no lo define; y esto es porque la norma, por definición, es imperfecta y genera, un control y una regulación limitados frente a la potencia de un poder que busca su realización por todo medio posible. ¿Qué queremos decir con esto? Que la norma NO PUEDE regularlo todo, y que El Poder, siempre estará sirviéndose de las debilidades de ésta, para realizarse a una escala mayor; esto se debe a que la norma es rígida e inmóvil (no inmutable), en tanto que las relaciones y el ejercicio humano es, siempre y en todo momento, cambio permanente y dialéctico.

Entonces, ¿si la norma no puede regularlo todo Como podemos saber “hasta donde” debe ser ejercido (o realizado) El Poder?, es decir, de que modo entonces determinamos el limite de su ejercicio. La respuesta a esto podría estar regresando al origen de la norma que regula, en tanto que dicha regulación tiene un origen ético-moral (ética que funda la norma reguladora y moral que soporta el vigor de la regulación). Esto revelaría el punto que nos ayudaría con la pregunta inicial de este párrafo, si la norma no lo regula todo, como regulamos lo que la norma no pueda, en una primera instancia se deberá decir que no se puede, por las razones expuestas anterior mente, pero en un asegunda instancia; existe un medio por medio del cual “se trazaría una línea en la arena”, el recurso de la legitimidad del ejercicio, ya lo habíamos mencionado antes, ahora aclararemos un poco más. El ejercicio del poder, es un ejercicio natural, que busca la máxima exponencialidad del mismo, su máxima realización. Entonces, el hombre define desde la ética, “el justo y correcto” ejercicio del poder; es decir, su legítimo ejercicio.

La legitimidad del ejercicio no dice relación con la legalidad del mismo; que es imperio de la norma (detenta la legalidad o no, de la conducta o de su ejercicio); sino con lo coherente y concordante que este ejercicio es, respecto de la ética a la que adscribimos como sociedad.

Esto es porque un ejercicio, pudiendo ser ilegítimo, no necesariamente es ilegal; esto que puede parecer un contra sentido, no es tal; por cuanto, la norma (o la ley); funcionan, en tanto consideren la conducta, es decir, como se dice en leyes: La Ley, obliga, permite o prohíbe, nada más; En ese sentido, todo aquello que no este especificado en la norma, es posibilidad de ejercicio. En esta perspectiva, la ley no hace juicios de conductas que son siempre, variables y dialécticas. La ley (o la norma) solo cautelan la letra de la ley (o de la norma).

En ese sentido, en términos de legitimidad, lo que la norma obliga, es todo aquel poder cuyo ejercicio es “necesario y justo”; lo que la norma permite, es todo aquel cuyo ejercicio puede ser discrecional siendo considerado también “justo” (más no necesario), y todo aquello que la norma prohíbe, es todo aquello que es “injusto e innecesario” y por lo tanto fuera de todo ejercicio posible y legítimo. Ahora bien, todo ejercicio no considerado por la norma (aquel que no consta en la letra de la ley), es considerado como un ejercicio lícito no regulado, pero sujeto sin embargo, al juicio legitimador de la moral del sujeto que lo realiza, y que esta definido por la ética que genero esa moral.

prohibido-el-paso

El Ejercicio

El tema del ejercicio del poder esta asociado, como ya hemos dicho, a una posición (de poder) y a una norma que lo regula; pero dentro de este esquema hay más que saber. Porque así como la norma regula dicho ejercicio, la posición delimita “el área de influencia” de ese ejercicio.

Esto tiene una razón de ser, ya que, sintaxis mediante, en rigor que en toda ecuación o en toda oración más bien, debe haber un sujeto (individuo investido del poder), sobre la cual recaiga la acción del verbo (poder en tanto acción), para que así esta acción sea ejecutada (bajo la regulación de la norma claro esta).

Esto quiere decir, que son las personas, las que ejecutan las acciones (de poder) al ejercer los cargos (o responsabilidades) que la sociedad les ha conferido, este ejercicio es administrado por la sociedad, por medio de los recursos antes mencionados, al decir, la normativa, la ética, y la moral; recursos que promueven “el justo y correcto” uso y ejercicio del poder.

Concluir este trabajo es, por cierto, presentar la respuesta a la pregunta que nos hacíamos en un principio. “¿Es el abuso, un problema de poder?”

Enfrentados a la necesidad de responder a esto decimos: SÍ, el abuso es un problema de poder. En tanto que el poder es en sí potencia pura no susceptible de ser controlado o regulado en su totalidad. La norma por ser pasiva e inmóvil, no logra abarcar la totalidad de las posibilidades de expresión diversa del Poder, que busca por este medio la debilidad de ésta para expresarse

El abuso de Poder, se verifica ahí donde la norma es débil o no da clara cuenta de las posibilidades de realización del Poder como ejercicio. Por consiguiente el poder que es esencialmente también, pura posibilidad, siempre encuentra la debilidad de la norma (por lo tanto de la ética que la funda y la moral que la soporta) para expresarse y ser.

La necesidad de regular el ejercicio del poder esta fundada en que el abuso, en hecho a veces y en derecho en otras, viola el derecho de los demás y viola “la justa” convivencia de los hombre dentro de la sociedad. Se debe entender de esto que: el Abuso de Poder es, ante todo, un abuso de las demás personas en beneficio de las cuales el poder debe ser administrado.
Finalmente dejamos una idea para que sea pensada. En el espíritu del este trabajo:

“Todo poder es deber.”

Víctor Hugo (1802-1885)

BARACK OBAMA: ¿Y que podemos esperar Los latinoamericanos de este nuevo “Romae Imperator”?

barack-obama-3

Es dificil comenzar estas lineas…. Tratar de ser desapasionado, específico; tratar de ser claros en medio de tantas y tantas sombras. Hace dos noches veía CNN en español siguiendo las elecciones en la capital imperial y pensaba en el enorme peso que tiene para todas las naciones del mundo la elección de UN presidente de UN país especifíco; El Presidente  de los E.U.A Barack Obama.

Y se ha leído alegría y emoción al rededor de todo el mundo, las razones son obvias; se esperan más sensatez, más moderación y mas flexibilidad en las relaciones exteriores del imperio; más estabilidad, más empleo y más madurez en la economía, para equilibro de todas las bolsas del globo; y por sobre todo PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD, para poner fin de todas las guerras de ocupación que mantiene el Imperio por todo el globo. 

Y es curioso porque, uno  quiere tener esperanza; en este hombre negro demócrata, que se sienta en el sillón de Lincon, por primera vez en la Historia del Imperio; y no obstante ¿Podemos tener esa esperanza?

Debo reconocerlo…. SOY ESCÉPTICO!!

barack-obama-4

Con los años la historia nos ha demostrado, que los cambios que son verdaderamente profundos en las historia de los Imperios, suelen ser en su mayoría, violentos y llenos de sangre, ¿porque? por que el cambio es EN SÍ MISMO un acto de violencia, es la ruptura, es el acto material de pasar a ser otra cosa, distinta de lo que se ha sido. Los Latino americanos hemos visto ir y venir democratas en la Casablanca, pero el imperio siempre ha sido el mismo para nosotros, porque el Departamento de Estado Norteamericano, ha seguido siendo el mismo. Hace un tiempo le dije, en una entrevista que me hizo, a una buena amiga blogger Lully  que el ideario que soporta a Obama es el ideario de los demócratas,  y no el ideario personal del ahora presidente electo; tradicionalmente en EE.UU. el poder del estado ha recurrido al expediente del francotirador anónimo, para “resolver sus diferencias”, con los politicos que “estan de paso”, en una estructura que ha administrado el poder del Imperio desde principios del pasado siglo XX.; no solo se tata de “agencias fantasmas”, “operaciones negras” o “enclaves de poder anonimos”, se trata fundamentalmente de que el aparato del estado norteamericano  es superior al presidente que lo dirige y tiene su propia agenda. Losé, losé… puede que este siendo muy pesimísta.

Pero esta vez no será así, esta vez dejare espacio a la esperanza: El Presidente Obama ha dicho hace dos noches en su discurso de triunfo en la ciudad de Chicago:

“Si todavía queda alguien por ahí que aún duda de que Estados Unidos es un lugar donde todo es posible, quien todavía se pregunta si el sueño de nuestros fundadores sigue vivo en nuestros tiempos, quien todavía cuestiona la fuerza de nuestra democracia, esta noche es su respuesta.”

¿Y que hay de nuestras democrácias?, se nos permitira  también a nosotros algo tan básico como la autodeterminación politica?  o seguiremos teniendo a la sombra de sus agencias de inteligencia “decidiendo” por nosotros que es lo que más nos conviene? 

“Somos, y siempre seremos, los Estados Unidos de América.”

¿Y como debemos interpretar esto? Como una  voz de esperanza?… porque para muchos de nosotros, suena como una sentencia. Sentencia de intervensión politica y militar, sentencia de explotación y colonialismo solapados, sentencia contra la que hemos luchado y seguiremos luchando. La libertad de las naciones para determinar sus propios destinos, es una condición básica y fundamental para cualquier pretensión de desarrollo humano; coptar, medir o regular esa condición, no solo es contraproducente para el desarrollo de la civilización humana, sino que además es inmoral por principio.

“Y sé que no lo hicisteis sólo para ganar unas elecciones. Y sé que no lo hicisteis por mí.
Lo hicisteis porque entendéis la magnitud de la tarea que queda por delante. Mientras celebramos esta noche, sabemos que los retos que nos traerá el día de mañana son los mayores de nuestras vidas -dos guerras, un planeta en peligro, la peor crisis financiera desde hace un siglo.”

Eso esperamos todos… nosotros también entendemos la tarea. Hemos sido las desgracidas víctimas, hemos padecido las causas de ella, impotentes y en silencio, inermes a la  estupidez, la negligencia, la avaricia y otras cosas aún mas atroces, venidas de la mente insana y enferma de un loco a quién no vale la pena nombrar. Este es el desastre global al que nos han expuesto a todos, al creer  realmente que podían hacer lo que les apeteciera sin enfrentar las consecuencias; este es el costo de la demencia del poder. APRENDAN LA LECCIÓN DE HUMILDAD QUE SE LES ESTA OFRECIENDO.

“El camino por delante será largo. La subida será empinada. Puede que no lleguemos en un año ni en un mandato. Sin embargo, Estados Unidos, nunca he estado tan esperanzado como estoy esta noche de que llegaremos.Os prometo que, nosotros, como pueblo, llegaremos. Habrá percances y comienzos en falso. Hay muchos que no estarán de acuerdo con cada decisión o política mía cuando sea presidente. Y sabemos que el gobierno no puede solucionar todos los problemas.

Pero siempre seré sincero con vosotros sobre los retos que nos afrontan. Os escucharé, sobre todo cuando discrepamos. Y sobre todo, os pediré que participéis en la labor de reconstruir esta nación, de la única forma en que se ha hecho en Estados Unidos durante 221 años bloque por bloque, ladrillo por ladrillo, mano encallecida sobre mano encallecida.

Lo que comenzó hace 21 meses en pleno invierno no puede terminar en esta noche otoñal. Esta victoria en sí misma no es el cambio que buscamos. Es sólo la oportunidad para que hagamos ese cambio. Y eso no puede suceder si volvemos a como era antes. No puede suceder sin vosotros, sin un nuevo espíritu de sacrificio. Así que hagamos un llamamiento a un nuevo espíritu del patriotismo, de responsabilidad, en que cada uno echa una mano y trabaja más y se preocupa no sólo de nosotros mismos sino el uno del otro. Recordemos que, si esta crisis financiera nos ha enseñado algo, es que no puede haber un Wall Street (sector financiero) próspero mientras que Main Street (los comercios de a pie) sufren. En este país, avanzamos o fracasamos como una sola nación, como un solo pueblo. Resistamos la tentación de recaer en el partidismo y mezquindad e inmadurez que han intoxicado nuestra vida política desde hace tanto tiempo.”

Y nosotros esperamos, que aprendan la lección de sacrificio de este percanse que estan viviendo, que el desastre en que estan, venido de la soberbia, la estupidez y la avaricia, los conviertan en una nación más humilde. Esperamos que esto sea más que un discurso victorioso y se vuelva una declaración de principios, que haga de su nación, una nacion más solidaria. Esperamos que no lo mate “un francotirador anomino” si sus politicas se vuelven “muy liberales”, esperamos que entienda que la idea de unidad es, TAMBIEN PARA NOSOTROS, una prioridad fundamental y que es nuestro derecho irrenunciable, el alcanzarla por el merito de nuestros propios esfuerzos, somo un continente de naciones libres, forjadas por el sacrificio de nuestra gente, y somos capaces de forjarnos un futuro, sin la funesta “tutela” norteamericana.  

“Y a todos aquellos que nos ven esta noche desde más allá de nuestras costas, desde parlamentos y palacios, a aquellos que se juntan alrededor de las radios en los rincones olvidados del mundo, nuestras historias son diversas, pero nuestro destino es compartido, y llega un nuevo amanecer de liderazgo estadounidense.”

Eso esperamos todos…. en eso confiamos… en que haya un cambio, que perdure en el tiempo. Si ha querido la historia que sean ustedes quienes gobiernen medio planeta, esperamos al menos que sea un bien gobierno.

“A aquellos, a aquellos que derrumbarían al mundo: os vamos a vencer. A aquellos que buscan la paz y la seguridad: os apoyamos. Y a aquellos que se preguntan si el faro de Estados Unidos todavía ilumina tan fuertemente: esta noche hemos demostrado una vez más que la fuerza auténtica de nuestra nación procede no del poderío de nuestras armas ni de la magnitud de nuestra riqueza sino del poder duradero de nuestros ideales; la democracia, la libertad, la oportunidad y la esperanza firme.”

 Y nosotros, que buscamos tambien la paz y la seguridad, podemos alcanzarla por nostros mismos, no ncesitamos bases norteamericanas  por todo el globo rcordandonos “la pax romana” con la que siempre cuentan para imponer sus politicas. Es curioso ese tema de la fuerza autentica, porque nosotros, que lo vemos dede afuera, tenemos una impresión bien diferente.

Estados Unidos, hemos avanzado mucho. Hemos visto mucho. Pero queda mucho más por hacer. Así que, esta noche, preguntémonos -si nuestros hijos viven hasta ver el próximo siglo, si mis hijas tienen tanta suerte como para vivir tanto tiempo como Ann Nixon Cooper, ¿qué cambio verán? ¿Qué progreso habremos hecho?.

Esta es nuestra oportunidad de responder a ese llamamiento. Este es nuestro momento.

Estos son nuestros tiempos, para dar empleo a nuestro pueblo y abrir las puertas de la oportunidad para nuestros pequeños; para restaurar la prosperidad y fomentar la causa de la paz; para recuperar el sueño americano y reafirmar esa verdad fundamental, que, de muchos, somos uno; que mientras respiremos tenemos esperanza. Y donde nos encontramos con escepticismo y dudas y aquellos que nos dicen que no podemos, contestaremos con ese credo eterno que resume el espíritu de un pueblo: Sí podemos.

Gracias. Que Dios os bendiga. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.”

Y si a Dios, le quedara bendición alguna que dar después de semejante pedido, que nos bendiga a todos nosotros, que harta falta que nos harán sus bendiciones en los que tiempos que nos quedan por enfrentar.

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora

Blog de WordPress.com.

Subir ↑