Buscar

La Torre de Babel: El Poder de las Palabras…

El lugar donde las palabras tuvieron poder por primera vez…

mes

agosto 2008

LAS 100 PELICULAS QUE NO PUEDES DEJAR DE VER ANTES DE MORIR: “Ocean’s Eleven”, las travesuras de Frank Sinatra y su Rat Pack…

Cuando la vi por primera vez;me parecio una genialidad. Una joya de pelicula, con clase, muy estilosa; llena de gigantes del cine mundial. Una de las grandes peliculas que vale la pena recordar, ¿porque?; porque es glamorosa, esta filmada en las vegas y actúa THE RAT PACK. 

Con un reparto, como ya he dicho, plagado de las más grandes estrellas; “Once a la Media Noche” es una de esas peliculas que es como una caja de bombones surtidos, porque estan llenas momentos deliciosos, que no se olvida de la intriga, y tiene ese romance perdedor a la antigua, con traje cruzado y bolsillos vacíos. Esta es una pelicula sobre un grupo de hombres que no tienen nada y por lo mismo lo arriesgan todo, en una ciudad donde las personas se juegan la suerte en los casinos y dejan a veces hasta la vida sobre las mesas de apostar. La pelicula es agil, inteligente, es una pelicula que no se toma nada demasiado en serio, una pelicula que se sube a una ruleta y ve pasar su suerte, sin pretensiones de ganar.

 

 

El gigantesco Dean Martin cantando Ain’t That A Kick In The Head a media pelicula… precioso

 

Pero ¿¿cual es la razón para que se ganara su lugar entre las 100 imperdibles?? Simple. El final. Cuando vean el Final se van a dar cuenta de porque la puse como una de las 100 mejores.  (¿debo decir que es diferente del final que tiene el Remake del 2001 con Clooney?).

 

Esto es el Grande y único, Sammy Davis Jr. en una pasaje simple y maravilloso

 

Esto es el trailer original de la pelicula…  

EL ARGUMENTO

  Es año nuevo en Las Vegas y para Danny Ocean y sus 10 compinches es el momento perfecto para perpetrar un robo de millones de dólares. El grupo de camaradas idean un plan para cometer un atraco mientras apagan todas las luces de Las Vegas. Todo está meticulosamente organizado para manipular electrónicamente cinco de los más grandes casinos y asaltarlos en el mismo instante. Entre la preparación  y la ejecución del plan les pasa de todo, para dejarlos con un sorprendente final.

FICHA TECNICA

Título:       Once a la medianoche
                 11 a la medianoche
                 La cuadrilla de los once
 

Dirección:      Lewis Milestone

 
Producción:    Lewis Milestone
 

Música:          Nelson Riddle

 
Fotografía:     William H. Daniels

País(es):         Estados Unidos

Año:              1960

Duración:      127 minutos

REPARTO 

              Frank Sinatra
              Dean Martin
              Sammy Davis, Jr.
               Joey Bishop
              Peter Lawford
              Angie Dickinson 
              César Romero
              Richard Conte
              Akim Tamiroff
              Henry Silva
              Ilka Chase
              Norman Fell
              Harry Wilson
              Buddy Lester.

Compañía: Productora Warner Bros.

 

Finalmente los dejo con este video que tiene un detallito notable, en un momento deben fijarse con cuidado en el cartelón que aparece detras de Sammy Davis, cuando este pasa frente a la cámara, es genial…. es the Rat Pack.

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora

Anuncios

FEDERICO GARCÍA LORCA: Vida, pasión y muerte de un gigante de las letras hispanas…

 

Por este dolor, largo y angustiante. Por el indecente pecado de que te hayan asesinado, por los versos valerosos y enardecidos que surcaron el cielo de españa durante la guerra; por el sacrificio ultimo, a manos de los miserables, los abyectos de siempre; por todo eso y más; esto te doy a ti; hermano Lorca.

REYERTA

A Rafael Méndez

En la mitad del barranco
las navajas de Albacete,
bellas de sangre contraria,
relucen como los peces.

Una dura luz de naipe
recorta en el agrio verde
caballos enfurecidos
y perfiles de jinetes.

En la copa de un olivo
lloran dos viejas mujeres.
El toro de la reyerta
su sube por la paredes.
Angeles negros traían
pañuelos y agua de nieve.
Angeles con grandes alas
de navajas de Albacete.

Juan Antonio el de Montilla
rueda muerto la pendiente
su cuerpo lleno de lirios
y una granada en las sienes.
Ahora monta cruz de fuego,
carretera de la muerte.

*

El juez con guardia civil,
por los olivares viene.
Sangre resbalada gime
muda canción de serpiente.
Señores guardias civiles:
aquí pasó lo de siempre.
Han muerto cuatro romanos
y cinco cartagineses

*

La tarde loca de higueras
y de rumores calientes
cae desmayada en los muslos
heridos de los jinetes.
Y ángeles negros volaban
por el aire del poniente.
Angeles de largas trenzas
y corazones de aceite.

 

 

ROMANCE DE LA PENA NEGRA

A José Navarro Pardo

Las piquetas de los gallos
cavan buscando la aurora,
cuando por el monte oscuro
baja Soledad Montoya.
Cobre amarillo, su carne,
huele a caballo y a sombra.
Yunques ahumados sus pechos,
gimen canciones redondas.
Soledad, ¿por quién preguntas
sin compaña y a estas horas?
Pregunte por quien pregunte,
dime: ¿a ti qué se te importa?
Vengo a buscar lo que busco,
mi alegría y mi persona.
Soledad de mis pesares,
caballo que se desboca,
al fin encuentra la mar
y se lo tragan las olas.
No me recuerdes el mar,
que la pena negra, brota
en las tierras de aceituna
bajo el rumor de las hojas.
¡Soledad, qué pena tienes!
¡Qué pena tan lastimosa!
Lloras zumo de limón
agrio de espera y de boca.
¡Qué pena tan grande! Corro
mi casa como una loca,
mis dos trenzas por el suelo,
de la cocina a la alcoba.
¡Qué pena! Me estoy poniendo
de azabache carne y ropa.
¡Ay, mis camisas de hilo!
¡Ay, mis muslos de amapola!
Soledad: lava tu cuerpo
con agua de las alondras,
y deja tu corazón
en paz, Soledad Montoya.

*

Por abajo canta el río:
volante de cielo y hojas.
Con flores de calabaza,
la nueva luz se corona.
¡Oh pena de los gitanos!
Pena limpia y siempre sola.
¡Oh pena de cauce oculto
y madrugada remota!

Dejo a demás aquí materia sobre los que siguen buscando tu huella de poeta sacrificado,

El historiador Ian Gibson reflexiona para El Plural sobre Lorca y su asesinato

“España se salvará cuando la derecha reconozca su parte de culpa en la Guerra Civil”

MARINA MONTES

72 años después del asesinato de Federico García Lorca, resulta inevitable acudir a Ian Gibson, uno de los historiadores que más han escrito e investigado sobre el poeta granadino. El historiador se lamenta del silencio en torno a la figura de García Lorca y las dificultades que ha encontrado durante sus investigaciones en esta entrevista en exclusiva para El Plural.

Pregunta: Usted es conocido por ser prácticamente quien más ha escrito sobre García Lorca, ¿cómo se interesa tanto por su figura?
Respuesta: Es verdad que yo he dedicado gran parte de mi vida a estudiarlo, pero no soy el que más sabe. Esto me marca profundamente: la obra y la tragedia en torno al hombre. Tuve que hacer la tesis, la investigación sobre la muerte en pleno franquismo… entré y no he podido salir. Es una obsesión, tengo como la obra dentro de mí. Cada día descubro algo nuevo y no puedo cambiarlo, me voy a ir a la tumba con este tema.

P: ¿Se sabe ya todo sobre Lorca?
R: No, eso es imposible. Es un genio tan total que siempre quedan preguntas… Además, yo encontré mucho silencio en relación con su muerte, con la homosexualidad… Aunque hoy el clima ha cambiado y se habla abiertamente de muchas cosas que antes se silenciaban.

P: ¿Por qué era tan molesto el poeta granadino en la época?
R: Lo tenía casi todo en contra: había ofendido a la burguesía granadina profundamente con declaraciones a la prensa, su obra ofendía, estaba claramente identificado con la República, con sus amistades, como Fernando de los Ríos. Y luego el tema homosexual. Todos sabemos cómo ha sido la derecha de este país en relación con la homosexualidad. Todo esto junto, además la envidia: Lorca era el joven escritor más famoso del país.

P: En cuanto a su ideología, ¿dónde lo definiría?
R: Lorca era izquierdista. No era militante porque era incapaz de serlo, pero era de izquierdas, qué duda cabe. En ese momento no había nadie apolítico, todo el mundo estaba situado, era casi imposible ser neutral.

P: ¿Cómo se refleja esto en su obra?
R: Está con la mujer, los gitanos, los negros, los perseguidos. Él se siente también como ellos, perseguido por su condición de gay. No pudo vivir su vida. Podía exteriorizar todo eso en su obra, en su faceta musical y artística, pero tener un gay en la familia era un problema. Se nota mucho en la obra, sin tener en cuenta este factor no se entiende la obra de Lorca.

P: ¿Se le marginó por este hecho?
R: Durante los años republicanos hubo dos años con la derecha en el poder y hubo una prensa satírica en la que le llamaban de todo, le decían Federico García Loca… Tuvo que sobrellevar el baldón de no ser “normal”, y lo digo entre comillas. El machismo español es feroz, y mucho más en los años treinta.

P: ¿Y el rumor sobre que el cadáver del poeta habría sido trasladado a la Huerta de San Vicente?
R: Eso es ridículo. Yo llevo muchos años aquí y he escuchado ese rumor de la Huerta de San Vicente, que la familia había sacado el cadáver… No se puede sacar un cadáver en plena guerra sin que nadie se entere. Obviamente en el pueblo de Alfacar todos lo habrían sabido, no al día siguiente, sino esa misma noche. R: Lo primero sería localizar los restos. Con la tecnología que hay sería fácil hacerlo y si los restos se conservan bien se podría hacer pruebas de ADN fácilmente. Es un tema muy polémico. Federico es el muerto más célebre de la Guerra civil española. Representa los muertos de las fosas. Hay como un silencio sobre este asunto, nadie dice nada, es rarísimo. R: No sé cómo se va a resolver. Jurídicamente tiene que haber una resolución porque si los otros familiares quieren recuperar a sus seres queridos, habrá un conflicto ahí. Hay que buscar sus restos. España le debe eso. Lorca no sólo es de sus familiares, es del mundo entero y todo el mundo quiere saber la verdad. Sería el mayor homenaje.R: Tenía muchísima obra dentro. Habría viajado, habría seguido escribiendo. Iba a viajar a México cuando lo mataron. Para él habría sido un país mágico por su relación con la muerte y todo eso. Habría sido Premio Nobel sin lugar a dudas. Habría sido el mayor embajador español de todos los tiempos en vida.R: Han muertos muchos poetas en la guerra y eso no garantiza nada. Es ruin cuando dicen eso. No se puede negar que cuando dicen que los fascistas matan al mayor poeta de España, ayuda a que la gente conozca la obra. Pero si este hombre no hubiera sido un genio no se le hubiera leído.

P: ¿Qué pasó en casa de la familia Rosales la noche en que lo apresaron?
R: Nunca sabremos toda la verdad. Pudo haber algo de omisión, pero culpar a los Rosales de lo ocurrido no es justo. Lorca pidió asilo y le dieron cobijo, trataron de ayudarlo, pero había algo tan terrible que fue imposible. Había un odio feroz, Ruiz Alonso quería dañar a la Falange cogiendo a Lorca. Cuando descubre que los falangistas están protegiendo a un “asqueroso rojo, maricón” y enemigo de la España católica utiliza esto para dañar a sus rivales.R: Yo estoy decepcionado. Creía que cuando publicase el libro alguien aportaría algo nuevo. Nadie ha aportado absolutamente nada. No quiero juzgar a Ramón Ruiz Alonso, quiero saber, y la familia no se ha atrevido a decir nada. Este hombre dijo a Eduardo Molina Fajardo, director de Patria, el periódico falangista granadino, le dijo que había escrito su versión de los hechos. Y nunca se encontró este documento. R: Me decepciona profundamente. Terele Pávez, por ejemplo, la hija, es una actriz famosa, era de izquierdas, por lo menos podría haber contestado mi carta. Yo entiendo que es muy difícil, pero hay algo que se llama Cultura y algo que se llama Verdad. Ella no tiene la culpa de que su padre fuera una bestia. Ni la hija de Goebbles, ni la de ningún dictador. Estamos hablando de uno de los grandes genios de la Historia, que todavía yace allí como un perro.R: La única solución es que la derecha adquiera un poco de magnanimidad y sea capaz de reconocer su parte de culpa por lo que pasó. Y no lo hace. Cuando yo voy en busca de algo, dicen que estoy removiendo el pasado, cuando ellos se niegan a pedir disculpas. Es terrible esta manera de proceder. La única solución es que la derecha diga nosotros también tuvimos culpa, fue una sublevación ilegal contra una democracia instaurada y tuvimos parte de la culpa. Es el problema que tiene el país. Si la derecha avanzara un poco, el país estaría salvado. Si siguen siendo tan radicales es muy difícil.

P: ¿Qué pasa con este tema?

P: Y esa polémica con la familia de García Lorca y el resto de familiares que quieren sacar los restos…

P: ¿Cómo habría sido su evolución de no haber muerto en el 36?

P: ¿Qué opina sobre las críticas que dicen que la grandeza de Lorca viene dada por su muerte?

P: Recientemente publicó un libro sobre Ramón Ruiz Alonso, el hombre que supuestamente detuvo a Lorca. ¿Qué ha pasado tras conocerse la publicación?

P: ¿Y la familia de Ruiz Alonso?

P: ¿Qué tiene que cambiar en España para que la Memoria Histórica no sea polémica?

 

 

Luis García Montero y Juan Antonio Bernier recuerdan la memoria de Lorca

Lorca representa “la cultura de la República y todo lo que se perdió con el golpe de Estado”

MARINA MONTES

Federico García Lorca ha sido uno de los poetas andaluces más universales de la Historia, y con el tiempo, se ha convertido en referente obligado para las generaciones venideras, independientemente de los movimientos poéticos en los que se encuadren. Dos poetas actuales, Luis García Montero (Granada, 1958) y Juan Antonio Bernier (Córdoba, 1976) recuerdan para El Plural la memoria del dramaturgo granadino asesinado en la Guerra Civil.

Desde su muerte, han sido muchos los homenajes que se han rendido al poeta, tanto desde compañeros de la generación como otros posteriores. Los versos de Alberti, Cernuda o Machado, son algunos ejemplos de los cientos de versos que recordaron la desaparición del poeta. Para Luis García Montero, el mejor homenaje que puede hacérsele al poeta es “respetar, estudiar y leer su obra”, algo que también comparte Juan Antonio Bernier.

Politización de la poesía
La muerte de Lorca “fue un asesinato político”, afirma vehemente Bernier. “Toda escritura, queramos o no, implica una postura política. El uso a posteriori debe ser fiel a esa postura. Política y poesía tienen todo el derecho a tratarse y la obligación de hacerlo con un escrupuloso respeto”, indica el poeta cordobés. “Se equivoca quien piensa que lo ha politizado la posteridad”, indica García Montero. “Lorca participó en la República, defendió las grandes ideas del momento como la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, él mismo se politizó”, explica el granadino.

Mito y realidad
La figura de García Lorca ha sido blanco de especulaciones, rumores y conjeturas que han creado un halo de fantasía en torno a su persona del que es difícil desprenderse. Independientemente de su obra, “la imagen que recibimos de cualquier escritor en el Instituto suele fundarse más en el personaje que en su literatura, y Lorca no es una excepción”, indica Bernier, que en ocasiones se ha enfrentado a la tarea de explicar a los alumnos quién fue García Lorca. “La popularidad incita a la leyenda”, afirma García Montero, “y hay interpretaciones raras sobre su vida de las que me sorprendo muchísimo”.

Silenciando las palabras
En cuanto a estas leyendas que circulan en torno a la imagen del poeta, señala García Montero que no son más que “manipulaciones folclóricas, como la de Andalucía de pandereta que no resisten una lectura inteligente de su obra”. El único daño hecho al poeta fue su muerte, silenciar su muerte durante los años posteriores, asevera García Montero.

Ideología
“Lorca representaba a la República en Granada”, afirma vehemente García Montero. Su ideología, su ofensa a la burguesía granadina enfadó a mucha gente en la época. “Fue un rebelde, apoyó todas las ideas del progreso social. Lorca fue pacifista y denunció, desde las obras de la adolescencia, la barbarie de la guerra”. “Tuvo maestros de clara significación política, como Fernando de los Ríos, participó en campañas del Frente Popular y firmó manifiestos sociales y comunistas”. Para García Montero, su posición política “le costó la vida. Hubo 5.000 ejecutados, entre ellos el rector de la Universidad de Granada y el alcalde. La desgracia más natural era que el poeta fuera fusilado”.

Andaluz universal
Pese a este intento de silenciar y esconder su obra, el genio del poeta granadino rebasó las fronteras internacionales y se hizo un hueco en la Historia de la Literatura Universal. Lorca es, “junto con Góngora y Juan Ramón Jiménez”, el poeta andaluz más universal, matiza Bernier. “Fuera de las fronteras españolas, su nombre es más conocido que el del mismo Miguel de Cervantes”, apunta García Montero.

Admiración internacional
Este hecho no resulta aislado para quienes se interesan por la obra de García Lorca. Pese a que en España se le da el reconocimiento que merece, “a veces se le confunde con una figura folclórica”, indica Bernier, aunque reconoce que la admiración de los lectores españoles “es indiscutible”. “Supongo que influyen cuestiones como su fusilamiento durante un conflicto de interés internacional, ya que era un escritor reconocido internacionalmente en ese momento. Su incorporación a movimientos internacionales como la Vanguardia y la admiración que tantos artistas extranjeros le profesan y le han profesado” también influyen en esta visión universal del poeta granadino.

Local y universal
El duende y la magia de los poemas lorquianos es una condición innegable cuando nos enfrentamos a uno de sus textos. “Lorca fue capaz de unir las tradiciones, el cante jondo y el folclore con la modernidad más limpia”, indica García Montero, es un ejemplo de cómo plasmar “el paisaje de la tierra huyendo del costumbrismo barato”. “Entre otras muchas cosas”, García Lorca ha supuesto “un ejemplo de cómo ser local y universal a un tiempo”, afirma Juan Antonio Bernier.

Memoria Histórica
La polémica en torno a los homenajes, la exhumación del cuerpo y el reconocimiento a los muertos de la Guerra Civil es algo que no queda al margen de la figura de este poeta. García Montero afirma que “se hizo un buen homenaje a la Memoria Histórica con el Parque García Lorca, cuando el historiador Ian Gibson localizó el olivo bajo el que fue enterrado y se recuperó un territorio fundamental para la Memoria Histórica”. “Lorca ampara a todos los muertos anónimos que no merecen un cementerio católico por su ideología en el momento”, apunta Montero.

Recuperando la cultura
“Lorca representa la cultura de la República, que intentó levantar las palabras frente a la violencia”, indica García Montero. “Simboliza todo lo que se perdió con el golpe de Estado. Y para Granada, es una manera de buscar la ciudad que se perdió con la Guerra”.

* Marina Montes es redactora de El Plural Andalucía y coordinadora del especial sobre la muerte de Federico García Lorca.

Estaremos despiertos esperandote, esperando tu versos, esperando la nota clara de tu voz en la provincia de granada. Te informamos poeta, que no dejaremos de buscarte, que revolveremos cada piedra, cada zanja, cada grieta de esa tierra, hasta hayar la tumba anónima que te guarda.

Federico García Lorca fue asesinado en el camino que va de Víznar a Alfacar, y su cuerpo permanece enterrado en una fosa común anónima en algún lugar de esos parajes con los cadáveres de dos banderilleros y un maestro nacional, ejecutados con él.

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora

RESCATANDO A BORGES: “Deutsches Requiem”; una cronica borgeana sobre el Fascismo…

Hay cosas en esta vida que pueden cambiar….
pero hay otras… que nunca cambian…

Este texto tiene varias razones para ser publicado. La mas poderosa de ellas, sin embargo, puede no ser tan obvia como muchos podrían pensar. El Fascismo ha sido, sino la peor, una de las peores lacras que ha arrastrado la raza humana. Durante décadas, se han masacrado los hombres, y han disputado, luchado muerto, renacido y vuelto a morir,  cubiertos por la sombra inefable del fascismo. En este sentido, si el fascismo es entonces la medida mas ilustre de nuestras  miserias, NOS  OPONEMOS A NUESTRAS MISERIAS, PORQUE SOMOS MEJORES QUE TODA LA MISERIA QUE SE NOS PUEDA ADJUDICAR.

Porque, poesías más, declamaciones menos: hay cosas que definir… hay que definirse en el fondo. Digo esto apropósito de una discusión impresentable que hemos sostenido mi gran amigo OutSider y yo con otro personaje en su blog.

Es por eso que expongo aquí mi opocisión al fascismo y aquí declaro:

Me opongo al fascismo; porque me opongo al autoritarismo, al gobierno por la fuerza, a la exaltación de la fuerza como una medida  para el mundo, a la violencia como regulador de la política. Me opongo porque no creo en el gobierno del más fuerte, me opongo porque no creo en la supremacía de nadie por sobre otros. Me opongo porque la historia nos ha enseñado a oponernos a las atrocidades, hechas en pos de la supremacía, el poder y la fuerza. Me opongo. Y mi opocisión va desde los campos de concentración de Auschwitz, hasta el archipielago goulag en Ucrania, desde los campos de “reeducación” en las Manchurias o los templos Budistas en el Tibet, hasta el glorioso pueblo español de Guernica. Me opongo. Como se opusieron miles y miles a travéz de la historia, me opongo porque me opuse a las dictaduras en mi querida y vilipendeada América Morena, y porque luché contra ellas por todos los medio de que dispuse, y aún lo sigo haciendo, aún sigo luchando con la bestia de mil caras, con esta Hidra de mil cabezas. Me opongo, porque el fascismo define el mundo por opocisión: entre vencedores y vencidos; entre superiores e inferiores; entre aptos y rechazados, entre válidos y no-válidos. Me opongo a que un fascista me diga que es la luz del mundo, y que por eso debo matar a mis hermanos, o debo morir en manos de ellos.

Es por eso que cuando leí el texto de Borges me sentí destrozado…  por que la declaración entendedida y sobreentendida en esa decena de lineas atroces, me hicieron reflexionar.

Muchas cosas hay que destruir para edificar el nuevo orden; ahora sabemos que Alemania era una de esas cosas. Hemos dado algo más que nuestra vida, hemos dado la suerte de nuestro querido país. Que otros maldigan y otros lloren; a mí me regocija que nuestro don sea orbicular y perfecto.
          Se cierne ahora sobre el mundo una época implacable. Nosotros la forjamos, nosotros que ya somos su víctima. ¿Qué importa que Inglaterra sea el martillo y nosotros el yunque? Lo importante es que rija la violencia, no las serviles timideces cristianas. Si la victoria y la injusticia y la felicidad no son para Alemania, que sean para otras naciones. Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.
          Miro mi cara en el espejo para saber quién soy, para saber cómo me portaré dentro de unas horas, cuando me enfrente con el fin. Mi carne puede tener miedo; yo, no.

Y ante la monstruosidad señalada, no queda otra cosa que sorprenderse y prepararse para la batalla más encarnizada, pero igual  es como ser pillado en falta (no lo habíamos visto).  En este texto el Fascismo, es propuesto como una articulación  que se instala en el que hacer de la politica del planeta, por el medio más terrible, pero también el más eficiente, La Guerra.

Desde que los Aliados entran a Berlin en Abril año 45; la política del mundo se vino a reconfigurar poderosamente después de eso: Los miembros del eje estaban derrotados y solo Japón, resistía ya debilmente en el Pacífico Sur; en agosto caerían ellos también. Las cosas cambiaron en ese momento, y nada volvio a ser ya nunca más lo mismo

Que cosas cambiaron…

1) Cambiaron las politicas de alianzas en el mundo; que ya no fueron diplomáticas, sino politico militares, la diplomacia clasida de la primera mitad del siglo XX dejo paso al calculo estratégico, basado en la  Administración la fuerza y el poder de las armas por medio de complejos pactos que, OTAN mediante, aún hoy se gobierna al mundo. La política se volvio estratégia y cálculo politico-militar.

2) Se instaló la fuerza Militar como medio de imponer politicas o destruírlas; de modo tal que las democracias que siguieron al fin de la guerra, fueron democracias administradas desde la coalición que se contruyó en torno de este “poder militar conjunto” y desde la cual se administró un solo “poder central” contra el cual no hay opocisión posible, Esto significó a postre, la muerte de la auto determinación de los pueblos, lo demás era solo cálculo y estrategia.

3) Que con la aparición del Arsenal Nuclear, desapareció la necesidad de los gobiernos de la intenverción de los pueblos en las decisiones de guerra; las naciones pasarona a ser meros observadores de la administración de un poder de fuerza militar que es empleado como medio de control politico; lo que  inaugura una nueva gama de variables en el plano de la política internacional.

Las decisiones que surgen detrás de esta idea, estan todas direccionadas en el mismo sentido, y  son resultado de la misma lógica, la coalición que vence al fascismo en 1945, termina operando bajo los mismo patrones ideológicos, de imposición por la fuerza, y de administración del poder, en y por sí mismo. Los fascistas imponen hoy la ideología y la democracia por los mismo medios de fuerza que hemos despreciado desde la alemania Nazi. Por eso Zur Linde tiene razón.

Lo importante es que rija la violencia, no las serviles timideces cristianas. Si la victoria y la injusticia y la felicidad no son para Alemania, que sean para otras naciones. Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.

Quisiera seguir con las consideraciones, pero he preferido dejarles el texto de Borges, léanlo, piensenlo y posteen….

Soy Focvs
Y a Mverte no es vna Metáfora

 

Jorge Luis Borges
(1899–1986)

Deutsches Requiem
(El Aleph, 1949)

 Aunque él me quitare la vida, en él confiaré.

Job 13:15                  

         Mi nombre es Otto Dietrich zur Linde. Uno de mis antepasados, Christoph zur Linde, murió en la carga de caballería que decidió la victoria de Zorndorf. Mi bisabuelo materno, Ulrich Forkel, fue asesinado en la foresta de Marchenoir por francotiradores franceses, en los últimos días de 1870; el capitán Dietrich zur Linde, mi padre, se distinguió en el sitio de Namur, en 1914, y, dos años después, en la travesía del Danubio[1]. En cuanto a mí, seré fusilado por torturador y asesino. El tribunal ha procedido con rectitud; desde el principio, yo me he declarado culpable. Mañana, cuando el reloj de la prisión dé las nueve, yo habré entrado en la muerte; es natural que piense en mis mayores, ya que tan cerca estoy de su sombra, y a que de algún modo soy ellos.
          Durante el juicio (que afortunadamente duró poco) no hablé; justificarme, entonces, hubiera entorpecido el dictamen y hubiera parecido una cobardía. Ahora las cosas han cambiado; en esta noche que precede a mi ejecución, puedo hablar sin temor. No pretendo ser perdonado, porque no hay culpa en mí, pero quiero ser comprendido. Quienes sepan oírme, comprenderán la historia de Alemania y la futura historia del mundo. Yo sé que casos como el mío, excepcionales y asombrosos ahora, serán muy en breve triviales. Mañana moriré, pero soy un símbolo de las generaciones del porvenir.
          Nací en Marienburg, en 1908. Dos pasiones, ahora casi olvidadas, me permitieron afrontar con valor y aun con felicidad muchos años infaustos: la música y la metafísica. No puedo mencionar a todos mis bienhechores, pero hay dos nombres que no me resigno a omitir: el de Brahms y el de Schopenhauer. También frecuenté la poesía; a esos nombres quiero juntar otro vasto nombre germánico, William Shakespeare. Antes, la teología me interesó, pero de esa fantástica disciplina (y de la fe cristiana) me desvió para siempre Schopenhauer, con razones directas; Shakespeare y Brahms, con la infinita variedad de su mundo. Sepa quien se detiene maravillado, trémulo de ternura y de gratitud, ante cualquier lugar de la obra de esos felices, que yo también me detuve ahí, yo el abominable.
          Hacia 1927 entraron en mi vida Nietzsche y Spengler. Observa un escritor del siglo XVIII que nadie quiere deber nada a sus contemporáneos; yo, para libertarme de una influencia que presentí opresora, escribí un artículo titulado Abrechnung mit Spengler, en el que hacía notar que el monumento más inequívoco de los rasgos que el autor llama fáusticos no es el misceláneo drama de Goethe[2] sino un poema redactado hace veinte siglos, el De rerum natura. Rendí justicia, empero, a la sinceridad del filósofo de la historia, a su espíritu radicalmente alemán (kerndeutsch), militar. En 1929 entré en el Partido.
          Poco diré de mis años de aprendizaje. Fueron más duros para mí que para muchos otros ya que a pesar de no carecer de valor, me falta toda vocación de violencia. Comprendí, sin embargo, que estábamos al borde de un tiempo nuevo y que ese tiempo, comparable a las épocas iniciales del Islam o del Cristianismo, exigía hombres nuevos. Individualmente, mis camaradas me eran odiosos; en vano procuré razonar que para el alto fin que nos congregaba, no éramos individuos.
          Aseveran los teólogos que si la atención del Señor se desviara un solo segundo de mi derecha mano que escribe, ésta recaería en la nada, como si la fulminara un fuego sin luz. Nadie puede ser, digo yo, nadie puede probar una copa de auga o partir un trozo de pan, sin justificación. Para cada hombre, esa justificación es distinta; yo esperaba la guerra inexorable que probaría nuestra fe. Me bastaba saber que yo sería un soldado de sus batallas. Alguna vez temí que nos defraudaran la cobardía de Inglaterra y de Rusia. El azar, o el destino, tejió de otra manera mi porvenir: el primero de marzo de 1939, al oscurecer, hubo disturbios en Tilsit que los diarios no registraron; en la calle detrás de la sinagoga, dos balas me atravesaron la pierna, que fue necesario amputar[3]. Días después, entraban en Bohemia nuestros ejércitos; cuando las sirenas lo proclamaron, yo estaba en el sedentario hospital, tratando de perderme y de olvidarme en los libros de Schopenhauer. Símolo de mi vano destino, dormía en el reborde de la ventana un gato enorme y fofo.
          En el primer volumen de Parerga und paralipomena releí que todos los hechos que pueden ocurrirle a un hombre, desde el instante de su nacimiento hasta el de su muerte, han sido prefijados por él. Así, toda negligencia es deliberada, todo casual encuentro una cita, toda humillación una penitencia, todo fracaso una misteriosa victoria, toda muerte un suicidio. No hay consuelo más hábil que el pensamiento de que hemos elegido nuestras desdichas; esa teleología individual nos revela un orden secreto y prodigiosamente nos confunde con la divinidad. ¿Qué ignorado propósito (cavilé) me hizo buscar ese atardecer, esas balas y esa mutilación? No el temor de la guerra, yo lo sabía; algo más profundo. Al fin creí entender. Morir por una religión es más simple que vivirla con plenitud; batallar en Éfeso contra las fieras es menos duro (miles de mártires oscuros lo hicieron) que ser Pablo, siervo de Jesucristo; un acto es menos que todas las horas de un hombre. La batalla y la gloria son facilidades, más ardua que la empresa de Napoleón fue la de Raskolnikov. El siete de febrero de 1941 fui nombrado subdirector del campo de concentración de Tarnowitz.
          El ejercicio de ese cargo no me fue grato; pero no pequé nunca de negligencia. El cobarde se prueba entre las espadas; el misericordioso, el piadoso, busca el examen de las cárceles y del dolor ajeno. El nazismo, intrínsecamente, es un hecho moral, un despojarse del viejo hombre, que está viciado, para vestir el nuevo. En la batalla esa mutación es común, entre el clamor de las capitanes y el vocerío; no así en un torpe calabozo, donde nos tienta con antiguas ternuras la insidiosa piedad. No en vano escribo esa palabra; la piedad por el hombre superior es el último pecado de Zarathustra. Casi lo cometí (lo confieso) cuando nos remitieron de Breslau al insigne poeta David Jerusalem.
          Era éste un hombre de cincuenta años. Pobre de bienes de este mundo, perseguido, negado, vituperado, había consagrado su genio a cantar la felicidad. Creo recordar que Albert Soergel, en la obra Dichtung der Zeit, lo equipara con Whitman. La comparación no es feliz; Whitman celebra el universo de un modo previo, general, casi indiferente; Jerusalem se alegra de cada cosa, con minucioso amor. No comete jamás enumeraciones, catálogos. Aún puedo repetir muchos hexámetros de aquel hondo poema que se titula Tse Yang, pintor de tigres, que está como rayado de tigres, que está como cargado y atravesado de tigres transversales y silenciosos. Tampoco olvidaré el soliloquio Rosencrantz habla con el Ángel, en el que un prestamista londinense del siglo XVI vanamente trata, al morir, de vindicar sus culpas, sin sospechar que la secreta justificación de su vida es haber inspirado a uno de sus clientes (que lo ha visto una sola vez y a quien no recuerda) el carácter de Shylock. Hombre de memorables ojos, de piel cetrina, de barba casi negra, David Jerusalem era el prototipo del judío sefardí, si bien pertenecía a los depravados y aborrecidos Ashkenazim. Fui severo con él; no permití que me ablandaran ni la compasión ni su gloria. Yo había comprendido hace muchos años que no hay cosa en el mundo que no sea germen de un Infierno posible; un rostro, una palabra, una brújula, un aviso de cigarrillos, podrían enloquecer a una persona, si ésta no lograra olvidarlos. ¿No estaría loco un hombre que continuamente se figurara el mapa de Hungría? Determiné aplicar ese principio al régimen disciplinario de nuestra casa y [4]… A fines de 1942, Jerusalem perdió la razón; el primero de marzo de 1943, logró darse muerte[5].
          Ignoro si Jesusalem comprendió que si yo lo destruí, fue para destruir mi piedad. Ante mis ojos, no era un hombre, ni siquiera un judío; se había transformado en el símbolo de una detestada zona de mi alma. Yo agonicé con él, yo morí con él, yo de algún modo me he perdido con él; por eso, fui implacable.
          Mientras tanto, giraban sobre nosotros los grandes días y las grandes noches de una guerra feliz. Había en el aire que respirábamos un sentimiento parecido al amor. Como si bruscamente el mar estuviera cerca, había un asombro y una exaltación en la sangre. Todo, en aquellos años, era distinto, hasta el sabor del sueño. (Yo, quizá, nunca fui plenamente feliz, pero es sabido que la desventura requiere paraísos perdidos.) No hay hombre que no aspire a la plenitud, es decir a la suma de experiencias de que un hombre es capaz; no hay hombre que no tema ser defraudado de alguna parte de ese patrimonio infinito. Pero todo lo ha tenido mi generación, porque primero le fue deparada la gloria y después la derrota.
          En octubre o noviembre de 1942, mi hermano Friedrich pereció en la segunda batalla de El Alamein, en los arenales egipcios; un bombardeo aéreo, meses después, destrozó nuestra casa natal, otro, a fines de 1943, mi laboratorio. Acosado por vastos continentes, moría el Tercer Reich; su mano estaba contra todos y las manos de todos contra él. Entonces, algo singular ocurrió, que ahora creo entender. Yo me creía capaz de apurar la copa de la cólera, pero en las heces me detuvo un sabor no esperado, el misterioso y casi terrible sabor de la felicidad. Ensayé diversas explicaciones; no me bastó ninguna. Pensé: Me satisface la derrota, porque secretamente me sé culpable y sólo puede redimirme el castigo. Pensé: Me satisface la derrota, porque es un fin y yo estoy muy cansado. Pensé: Me satisface la derrota, porque ha ocurrido, porque está innumerablemente unida a todos los hechos que son, que fueron, que serán, porque censurar o deplorar un solo hecho real es blasfemar del universo. Esas razones ensayé, hasta dar con la verdadera.
          Se ha dicho que todos los hombres nacen aristotélicos o platónicos. Ello equivale a declarar que no hay debate de carácter abstracto que no sea un momento de la polémica de Aristóteles y Platón; a través de los siglos y latitudes, cambian los nombres, los dialectos, las caras, pero no los eternos antagonistas. También la historia de los pueblos registra una continuidad secreta. Armiño, cuando degolló en una ciénaga las legiones de Varo, no se sabía precursor de un Imperio Alemán; Lutero, traductor de la Biblia, no sospechaba que su fin era forjar un pueblo que destruyera para siempre la Biblia; Christoph zur Linde, a quien mató una bala moscovita en 1758, preparó de algún modo las victorias de 1914; Hitler creyó luchar por un país, pero luchó por todos, aun por aquellos que agredió y detestó. No importa que su yo lo ignorara; lo sabían su sangre, su voluntad. El mundo se moría de judaísmo y de esa enfermedad del judaísmo, que es la fe de Jesús; nosotros le enseñamos la violencia y la fe de la espada. Esa espada nos mata y somos comparables al hechicero que teje un laberinto y que se ve forzado a errar en él hasta el fin de sus días o a David que juzga a un desconocido y lo condena a muerte y oye después la revelación: Tú eres aquel hombre. Muchas cosas hay que destruir para edificar el nuevo orden; ahora sabemos que Alemania era una de esas cosas. Hemos dado algo más que nuestra vida, hemos dado la suerte de nuestro querido país. Que otros maldigan y otros lloren; a mí me regocija que nuestro don sea orbicular y perfecto.
          Se cierne ahora sobre el mundo una época implacable. Nosotros la forjamos, nosotros que ya somos su víctima. ¿Qué importa que Inglaterra sea el martillo y nosotros el yunque? Lo importante es que rija la violencia, no las serviles timideces cristianas. Si la victoria y la injusticia y la felicidad no son para Alemania, que sean para otras naciones. Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.
          Miro mi cara en el espejo para saber quién soy, para saber cómo me portaré dentro de unas horas, cuando me enfrente con el fin. Mi carne puede tener miedo; yo, no.

  

[1] Es significativa la omisión del antepasado más ilustre del narrador, el teólogo y hebraísta Johannes Forkel (1799-1846), que aplicó la dialéctica de Hegel a la cristología y cuya versión literal de algunos de los Libros Apócrifos mereció la censura de Hengstenberg y la aprobación de Thilo y Geseminus. (Nota del editor.)
[2] Otras naciones viven con inocencia, en sí y para sí como los minerales o los meteoros; Alemania es el espejo universal que a todas recibe, la conciencia del mundo (das Weltbewusstsein). Goethe es el prototipo de esa comprensión ecuménica. No lo censuro, pero no veo en él al hombre fáustico de la tesis de Spengler.
[3] Se murmulla que las consecuencias de esa herida fueron muy graves. (Nota del editor.)
[4] Ha sido inevitable, aquí, omitir algunas líneas. (Nota del editor.)
[5] Ni en los archivos ni en la obra de Soergel figura el nombre de Jerusalem. Tampoco lo registran las historias de la literatura alemana. No creo, sin embargo, que se trate de un personaje falso. Por orden de Otto Dietrich zur Linde fueron torturados en Tarnowitz muchos intelectuales judíos, entre ellos la pianista Emma Rosenzweig. “David Jerusalem” es tal vez un símbolo de varios indivíduos. Nos dicen que murió al primero de marzo de 1943; el primero de marzo de 1939, el narrador fue herido en Tilsit. (Nota del editor.)

 

ELVIS PRESLEY : ¿El Rey a muerto? ¡¡Que viva el Rey!!

Este es un reconocimiento al más grande todos…. al artista más grande que ha vivido. La imagen de un gigante, que siempre nos acompaña desde el Olimpo de la música mundial…. es único, es él, Elvis Aaron Presley El Rey del Rock and Roll; ahora así sin más.. Suspicious Mind mi tema Favorito…

Se que en el futuro de la música  contemporánea habrán de venir no uno sino muchos, otros  que serán grandes, inclusive muy grandes… pero por encima de todos ellos, sé que estará él… porque él es El Rey.

Él es Elvis Presley… EL REY DEL ROCK AND ROLL.

LARGA VIDA AL REY!!!!!!

Soy Focvs
Y a Mverte no es vna Metáfora

VE CINE, VE AL CINE: Mel Gibson y Danny Glover, confirman para “Arma Mortal 5”

Si todos recordamos Arma Mortal 4, recordaran que se hizo mucho más que evidente el paso de los años, por los protagonistas, fundamentalmente por Gibson, argumento con el que inclusive se jugó en esa cinta; en la que por fin, después de 3 peliculas donde el loco de Martin Riggs mantuvo al pobre y reposado de Roger Mourtauhg  al borde de la muerte todo el tiempo, por fin puede decirle… “bienvenido al club (de los viejos)”.

Y la pregunta que uno ha de hacerse en estas  circunstancias es evidente ¿podrán el equipo de Richard Donner (director que confirmo solo después de que confirmara Gibson), el viejo Mel y el  siempre saludable Glover, hacer una cinta de acción a la edad que tienen?; por de pronto Harrison Ford se pudo poner el eterno sombrero de indiana Jones con mas de 60 años bien trabajados, asi que ¡¿¡¿por que ellos no?!?!

Este posteo viene desde mi más profunda admiración por la saga. Por la iconografía que ha resultado de la pareja de Riggs y Murtaugh, (por si alguien no la ha visto, hay una escena en la pelicula “Maverick” en donde ambos se encuentran que es ilarante) por las espectaculares actuaciones de Joe Pecsi, a lo largo de  tres peliculas. Esta saga es una de las sagas de mi infancia, cuando veía al inagotable Martin repartir Patadas al diestro y siniestro; siempre viviendo al borde mismo del precipicio y al ulceroso Murtaugh detras tratando de apoyar al loco de los ojos azules, todo eso sin hacer que lo maten. Jajajajajaja… será bueno de ver algo de eso nuevamente. A continuación algunos “momentos inolvidables”.

Esto es Leo y Lee Butters, en uno de “esos momentos”

 

 

Esto que sigue es el inolvidable Leo Getz y su historia de Froggy que ya es legendaria….

 

Uno podría decir muchas más cosas pero con el tiempo se aprende a  haorrar palabras en momentos como este…

Soy Focvs
Y a Mverte no es vna Metáfora

LAS 100 PELICULAS QUE NO PUEDES DEJAR DE VER ANTES DE MORIR: El Quinto Elemento o una locura de color, musica y ficción científica

Aquí es donde yo me detengo a explicar, porqué he escogido está pelicula. En primera instancia porque siempre hay razones para peliculas como esta; Chris Tuker como el delirante Ruby Rhod; Mila Jovovich en el papel de Leello, insospechanda actuación brillante y sorpresiva; la  dirección de Luc Besson, exesiva y teatral, que hace una pelicula absolutamente glam; una cinta plagada de imagenes a lo Moebius que nos recuerdan el comics de Alejandro Jodorowsky, el INCAL. El Qto. Elemento es más que solo una pelicula de ficción cientifica,  y esa es la magia que le vale un lugar entre las 100 imperdibles. Cuando ves el Q. E. esta viendo una propuesta estética, hay un discurso tras el color, el exceso, la estridencia. EL Q. E. es ante todo estética; un discurso semiológico instalado en lo simbolico y lo referencial de un lenguaje visual que es tan propio de las culturas de modernas.

Pero hablemos de la pelicula.

En 1914, un profesor arqueológico y su socio se encuentran en el desierto de Egipto estudiando unas abaciones en las paredes de un templo antiguo, en realidad estan a punto de descubrir un gran hallazgo, puesto que esas grabaciones desvelan que cada 5000 años llega a la Tierra un ser llamado El Maligno. Un monje perteneciente a una dinastia esta a punto de detenerles cuando los Mondoshawah, una raza alienígena que ayuda a los humanos mediante cuatro piedras que representan los cuatro elementos de la naturaleza, agua, tierra, fuego y aire, más un quinto elemento, llamado El Ser Supremo, aparece. Los alienigenas se llevan las piedras ante el temor de que las roben, haciendo prometer al monje que transmitirá sus conocimientos hasta que regresen de nuevo.

Alrededor de 300 años después, el 18 de Marzo del año 2263, El Maligno vuelve a amenazar la Tierra con la ayuda de Zorg(Gary Oldman), un empresario que colabora desde la Tierra con el Maligno, también regresan los Mondoshawah, quienes sufren un ataque al cruzar la frontera y terminan estrellándose en un planeta. Sólo sobrevive una mano de un Mondoshawah, a la que llevan a un centro cientifico de Nueva York, allí también se encuentra Korben Dallas (Bruce Willis), un taxista que perteneció al ejército. Una vez en Nueva York los cientificos reconstruyen a Leloo(Milla Jovovich) a partir de la mano del alienigena, quien al despertar se encuentra perdida y confusa, por lo que termina huyendo yendo a parar a una cornisa, perseguida por la policia Leloo no ve otra solución que saltar al vacio, cayendo sobre el taxi de Korben quien la ayuda a huir de la policia. Más tarde, Leloo antes de desmayarse por el golpe, le menciona a Vito Cornelius(Ian Holm), un sacerdote. Korben lleva a Leloo a casa del sacerdote, quien al ver la marca en la muñeca de Leloo se desmaya al darse cuenta de que se encuentra ante el Quinto Elemento, el Ser Supremo para salvar a la Tierra.

 

Esa misma tarde, ya en su apartamento, Korben se entera de que ha ganado el concurso de las croquetas Geminis para unas vacaciones en el Paraíso Fhloston, también destino de Leloo, y Vito Cornelius quien roba los billetes de la nave espacial a Korben. En el aeropuerto, Korben se presenta yendo con Leloo al Planeta Fhloston ya siendo consciente de la misión que se le ha encomendado por parte del ejército, que es la misma que la de Leloo, salvar al mundo. Allí Korben y Leloo tendrán que reunirse con la Diva PlavaLaguna, quien tiene las piedras. Tras unas horas, tras el concierto de la Diva, hay un ataque terrorista en la que Korben y el Dj de radio, Ruby Rhod(Chris Tucker) tendrán que combatir, mientras Leloo busca las piedras por su cuenta. Korben consigue las piedras de la Diva, y junto con Leloo, Ruby Rhod y Vito Cornelius escapan antes de que la nave del Paraiso Fhloston estalle.

El Maligno al ser consciente de que se acerca la hora de destruir la Tierra multiplica su velocidad dirigiendose a la Tierra rápidamente. La nave que pilota Korben llega justo 5 minutos antes de que el Maligno se estrelle contra la Tierra logrando así la oportunidad que intentar salvar al mundo en el último instante.

Los momentos más delirantes  de  Chris Tucker; para  una pelicula que más que argumento, drama, o acción; tiene ante todo una propuesta estética.


 

y aquí hay más…

El Quinto Elemento, se ha ganado su lugar entre las 100 imperdibles por tres razones: su estética reveladora e inteligente, una dirección acertada, y por  las actuaciones brillantes; del delirante Tucker y la interesante Jovovich. Por eso y porque nadie puede olvidar eso de:

“Yo leelo… yo quinto elemento…. yo protege a ti” 

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑