Cuando tenía 14 años, llegó a mis manos un libro usado, bastante trajinado y con muchas recomendaciones; era “Las Venas Abiertas de América Latina”. Solo después de leerlo entendí lo que decían; San Martín, Simón Bolivar, César Sandino o José Artígas, solo después de leerlo entendí de que se trataba America latina. Y te da como miedo, cuando descubres el tamaño de la empresa, cuando te das cuenta “que tan profundo es el agujero del conejo”, porque empiezas a ver las cosas mientras estan pasando y te asusta que “sabes” que esta pasando justo ahora, mientras me estás leyendo. Hay millones de personas en el continente, que son marginadas; social, económica y culturalmente (politicamente nunca han existido); personas que han sufrido el despojo por generaciones, personas a las que se les ha quitado y a las que se les ha privado del derecho a reclamar la condición de seres humanos. Estos pueblos, han tenido que optar por salidas durísimas para lograr sobrevivir a las condiciones de exterminio y depredación, ya sea integrandose (previa renuncia cultural moral y social a sus derechos y origenes) o alzandose en armas, como una manera ultiuma y desesperada, de librar una batalla  perdida por seguir siendo ellos mismos.

Cuando tenía 14 años decidí, que una de las cosas en las que  iba a creer y en la que iba atener Fe toda mi vida, era en Amércia Latina. Luego vinieron los años de luchar contra la dictadura; y ahí entendí el precio que había que pagar por una decisión como esa, entendí lo que costaba la lucha  por Amércia Latina.

Muchos de nosotros, aprendímos la conciencia por nuestra tierra, de las letras de Eduardo Galeano, no son solo sus “Venas Abiertas…”, se trataba de la imagen que Galeano dibujo en todos nosotros. Y luchamos, luchamos y morímos y fuímos presos y nos torturaron, y los que sobrevivimos, crecímos, maduramos y siempre encontramos auna manera de seguír luchando… porque entendímos; entendímos y aún así aceptamos el trato.

Lo que sigue acontinuación es el filo del uruguayo; enseñando, educando, entregando, vale decir luchando, así como seguímos nosotros, peleando por nuestra américa morena, la anónima ultrajada taciturna de los pies descalzos….

“La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se desplaza diez pasos más allá. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopia? Para eso: sirve para caminar.”

(Eduardo Galeano)

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora

Anuncios