casablanca11.jpg
Hace uno días Lully, una blogger amiga, me ha dejado el comentario de que esta sería una película que no debería faltar. Es cierto, esta película debe estar, por miles de razones; pero sobre todo por que, como muchas otras, esta película ha marcado el imaginario colectivo de varias generaciones; que es una de las razones que da origen a esta sección, la idea de las 100 peliculas no es nombrar a las 100 mas ganadoras (eso ya lo ha hecho la industria del cine en repetidas ocaciones) sino a las 100 más recordadas, de ahí que en esta sección este Tiburón de Spilerberg, que fue muy taquillera pero poco premiada, se trata de ahondar en las imagenes que  persisten en nuestra memoria aún despues de mucho tiempo y que se han vuelto referente obligado de la cultura moderna.
una de las escenas finales de esta  joya del cine… y Rick le dice sin titubeos “Siempre tendremos París..”
Casablanca es una de esas peliculas, que siempre estan rondando la mente de las personas, hay escenas inolvidables y frases que han quedado para siempre en nuestros oídos; con una factura maravillosa, la película es una pieza de joyería, dramática y llena de un romanticismo épico, en medio de los horrores de la Segunda Guerra Mundial; un hombre común en medio de un conflicto que lo supera por mucho, se debate entre el amor y el deber.
Este es un tema inolvidable… As Time Goes By
El guión es simple (como muchos de los mejores guiones del cine) pero sólido; basado en uno de los grandes problemas no resueltos del hombre (el placer o el deber) cuenta la historia entre Rick Blaine (Humphrey Bogart) y Ilsa Lund (Ingrid Bergman), siendo el tercero en discordia Victor Laszlo (Paul Henreid);Durante la Segunda Guerra Mundial Rick Blaine, un amargado y cínico estodounidense expatriado por oscuras causas que no se revelan, administra el local nocturno más popular de Casablanca (Marruecos), el «Café de Rick». Éste es un lugar exclusivo y un antro de juego que atrae una clientela variada: gente de la Francia de Vichy, oficiales de la Alemania nazi, asilados políticos y ladrones. A este lugar logra llegar Ugarte (Peter Lorre), un criminal menor, llega al club de Rick con «cartas de tránsito» que obtuvo tras asesinar a dos mensajeros alemanes. Los documentos permiten al poseedor el libre tránsito a través de la Europa controlada por los nazis y llegar, incluso, a la neutral Lisboa (Portugal), de la cual se podría partir a los Estados Unidos. Entretanto la razón de la amargura de Rick llega de nuevo a su vida. Se trata de su ex-amante, Ilsa Lund (Ingrid Bergman) que le abandonó en París sin dar explicaciones y quien, junto a su esposo Victor Laszlo (Paul Henreid), entra al Café esa noche para comprar las cartas. Laszlo es un renombrado lider de la resistencia checa que enfrenta a los nazis. La pareja necesita las cartas dejar Casablanca y salir hacia los Estados Unidos, desde donde él podría continuar su labor; de ahí en adelante la película deambula entre diálogos afilados, y un fuerte confusión emocional; hay de todo, corazones atormentados, idealismo en medio de la guerra, sacrificio por la cusa, el miserable de turno. Todo para completar una de las cintas más a aplaudidas y recordadas del cine Moderno.
casablanca2.jpg
 Lo que sigues es, como siempre la ficha técnica que esta vez viene con algún agregado que encontre:
Título:                                    Casablanca
Dirección:                             Michael Curtiz
Duración:                             102 minutos
Año:                                        1942
Dirección artística:          Carl Jules Weyl
Producción:                        Hal B. Wallis
País(es):                               Estados Unidos
Género:                                 Drama, Romance, Guerra
Reparto:
Tres actores encabezan la cinta: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman y Paul Henreid.
Humphrey Bogart como Rick Blaine: El neoyorquino Bogart se convirtió en estrella en Casablanca. Al inicio de su carrera el había sido simplemente encasillado como gángster, interpretando papeles en los que recibía nombres como: Bugs, Rocks, Turkey, Whip, Chips, Gloves y Duke (dos veces). En la película High Sierra de 1941 se le permitió interpretar un papel con cierto carisma, pero ciertamente Rick fue su primera interpretación con un rol verdaderamente romántico.
Ingrid Bergman como Ilsa Lund: El sitio web oficial de Bergman menciona a Ilsa como su «papel más famoso y perdurable». El debut hollywoodense de la actriz sueca en Intermezzo en 1939, había sido bien recibido, pero sus películas subsecuentes no fueron nada extraordinario sino hasta Casablanca. Ebert la califica como «luminosa», y comenta la química entre ella y Bogart: «ella pinta la cara de él con sus ojos.». Otras actrices consideradas para interpretar a Ilsa habían sido Ann Sheridan, Hedy Lamarr y Michèle Morgan; Wallis adquirió los servicios de Bergman mediante un contrato con David O. Selznick, a cambio de prestarle a Olivia de Havilland.
Paul Henreid como Victor Laszlo: Henreid, actor austriaco que había abandonado su país natal en 1935, rechazaba tomar el papel (ya que pensaba que éste «lo encartonaría para siempre», según el declaró de Pauline Kael), y sólo lo aceptó cuando recibió la promesa de encabezar el reparto junto a Bogart y Bergman. Henreid no se llevó muy bien con sus compañeros actores. De hecho, consideraba a Bogart no más que «un actor mediocre», mientras que Bergman calificó a Henreid como una «prima donna»

Los actores secundarios fueron: Claude Rains, Sydney Greenstreet, Peter Lorre y Conrad Veidt.

Claude Rains: como el capitán Louis Renault. Rains, actor londinense, curiosamente había servido en la Primera Guerra Mundial, en donde efectivamente había alcanzado el grado de capitán. Además como actor había ya trabajado previamente con Michael Curtiz en Robin de los bosques. Curtiz fue su maestro y se dice que le enseñó «qué no hacer frente a una cámara»

Sydney Greenstreet: como el Señor Ferrari, propietario de un club de la competencia. También él era un actor inglés y había protagonizado previamente junto a Lorre y Bogart en el debut cinematográfico de éste, El halcón maltés.

Peter Lorre: como el Señor Ugarte. Lorre fue un actor judío austrohúngaro que había trabajado en Alemania, la cual abandonó tras la llegada de los nazis al poder en 1933. También él había trabajado en El halcón maltés.

Conrad Veidt: como el Mayor Strasser de la Luftwaffe. Veidt, actor alemán, había aparecido en El gabinete del Doctor Caligari, en 1920, antes de también él huir de los nazis (una semana después de haberse casado con una mujer judía) y terminar su carrera interpretando nazis en los filmes estadounidenses.

Casablanca es, sin duda alguna, una de las 100 imprescindibles cuando de ver cine se trata, una película que es alto oblgado en lo que a ver cine se refiere. Véanla y no dejarán de cantar esa canción… As Time Goes By.
Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora.
Anuncios