marti2.jpg

Y hay ocaciones en que: “La necesidad no tolera tardanzas, pero mas vale tarde que nunca…”; y pareciera esta, ser una escusa pobre por la tardanza en recordar a este hombre sencillo y de versos poderosos.
José Julián Martí Pérez  nació el 28 de enero de 1853; también conocido por los cubanos como «El apóstol»; fue un político, pensador, periodista, filósofo, poeta y masón cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano (PRC) y organizador de la Guerra del 95 o llamada también La Guerra Necesaria; hay aquí, mas sobre su vida y sus poemas.
Martí es uno de esos, cuya senda ha sido seguida por generaciones enteras de americanos (porque TODOS somos americanos)  que han vivido luchado y a veces muerto por el sueño de libertad y justicia para america latina, no hay que equivocarse, esto no es solo política, esto es mas que eso, esto es vida, es herencia, esta lucha es  “LA GRAN LUCHA” por la auto-determinación de todos los pueblos americanos:

“..Cuando se es testigo de las grandes explosiones de amor de la
humanidad, se siente orgullo de ser hombre, así como cuando se es
testigo de sus postraciones o su furia da vergüenza serlo. La muerte es
útil, la virtud es útil, la desgracia es necesaria y reparadora, por cuanto
despierta en los corazones que la presencian nobles impulsos de aliviarla.
Y la tierra va camino de ventura, porque ya las coronas de los
reyes descansan sobre el féretro de los trabajadores…

(Nueva York, 1 de octubre de 1881
   extracto de una carta al Director de “La Opinión Nacional”)

 
Y  la verdad es que La voz del Poeta aún nos llama a seguir la marcha,  la verdad es que sus versos aún gritan nos gritan por la independecia continental; de la mano del poeta podemos volver la vista hacia las luchas del pasado; de la manos del poeta podemos volvernos a las tareas inconclusas del pasado.

“¡Vengo en tus manos a dejar la empresa
De vengar las cobardes amenazas
Del bárbaro tirano que así llega
A despojar de vida nuestras almas!
Vengo a rogar al esforzado nubio
Que a la batalla con el pueblo parta.”

(José Martí; Abdala” obra escrita expresamente para «La Patria»)
La tenacidad de los versos del poeta aún tienen el poder para vibraren los oído del continente, porque son su llamada a las armas. Son su grito que nos alerta de que la lucha no ha terminado, que el trabajo de contructores no ha terminado, de la boca del poeta se sabe, que es necesario no rendirse nunca jamás. 

«¡Virtuoso, tú serás odiado!» El que desmaya
ve con ojos de ira al que no desmaya; el perezoso, al laborioso; el
que se doblega a la adversidad, y precipita su derrota con su cobardía,
aborrece al que sonríe a la adversidad, y, como mago a serpiente, la
seduce, la duerme y la domina. Los impacientes odian al paciente; los
soberbios que anhelan un premio exagerado y prematuro a condiciones
que no cultivan, ni utilizan, ni riegan, execran y persiguen a los mansos
que han labrado su recompensa con sus virtudes, su fama con su esfuerzo,
su gloria con sus dolores. La ventura es un premio, no un derecho;
no decora el pecho del soldado sino después de haber luchado
honrosamente en la batalla. El Tabor es la recompensa del Calvario.

(José Martí; del texto “Cronicas”)

 jose-marti.jpg

Quiero que me escuchen todos los americanos, concientes de ser latinos, orgullosos de ser americanos, quiero que me escuchen; la voz de Martí nos esta llamando, aún tenemos trabajo, nuestros pueblos  llevan aún las cadenas del esclavo, aún queda misería, hambre y pobreza, aún rondan las Bestias, a nuestra pobre América morena.

Que me sigan espero los valientes
Nobles caudillos que el valor realza,
Y si insulta a los libres un tirano
Veremos en el campo de batalla!
En la Nubia nacidos, por la Nubia
Morir sabremos: hijos de la patria,
Por ella moriremos, y el suspiro
Que de mis labios postrimeros salga,
Para Nubia será, que para Nubia
Nuestra fuerza y valor fueron creados.
Decid al pueblo que con él al campo
Cuando se ordene emprenderé la marcha;
Y decid al tirano que se apreste,
Que prepare su gente, -y que a sus lanzas
Brillo dé y esplendor. ¡Más fuertes brillan
Robustas y valientes nuestras almas!
¡Feliz mil veces ¡oh valiente joven!
El pueblo que es tu patria!

(José Martí; Abdala” obra escrita expresamente para «La Patria»)

 Soy Focvs

Y la Mverte no es vna Metáfora

Anuncios