dalai-lama.jpeg

No se ni como empezar este post… no se como decirlo (si es que hay una forma para decirlo); es decir… es que si lo digo será real. Pasara entonces que lo habré dicho y será cierto; ocupara un lugar en el mundo de cosas que me habitan, y jamás me abandonara de nuevo. El mundo se ha vuelto loco. Aunque siempre lo sospeche, siempre estaba la duda que me salvaba la vida y la cordura. Pero ahora, la gran sombra de la locura y el sin sentido, se aproxima; puedo verla venir, con cara de payaso y uniforme militar, se me acerca sobre un monociclo, tarareando vagamente una melodía que bien podría ser una marcha de funeral.

Sí. Aunque sea admitir la locura final y definitiva del mundo que conocemos, es cierto, el Estado Chino le ha prohibido al Dalaí Lama el reencarnarse. Y lo que podría parecer la locura desatada, puede probar ser algo más siniestro aún; si porque, ¿y que si resulta ser una forma de proscribir el budismo en el Tíbet? Ya hemos visto este tipo de estrategias antes; en “la Madre Russia” donde el CCCP prohibió a Dios por decreto. Logrando así, hacer de los creyentes unos proscritos, sin proscribir la fé realmente ¿habrá que preguntarse entonces si esta no es una estrategia más, para borrar al Dios por decreto? Nose.
Este es el blog de un amigo donde esta la nota que da cuenta del sin sentido

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora

 

Anuncios