Fue hace unos dias… vengo saliendo de la sala de cine. Tengo aún la imagen de Leónidas I gritandole a sus hombres “coman bien… porque esta noche cenaremos en el infierno”;(en realidad la palabra que se debio usar fue Hades, conciderando que ellos eran de cultura Helénica). Entonces me quedo pensando en un momento de la pelicula; me quedo pensando en un hombre defendiendo la entrada del único paso a tierras griegas, un hombre que lleva tres días defendiendolo, solo con 7000 hombres contra 270.000 atacantes persas; enfrentado a una lucha que no puede ganar, un hombre que cuenta solo con la ventaja de estar a la entrada de un paso estrecho sin salida posible. Un hombre que recibe la noticia de que su unica ventaja se ha ido de la manos de traición;un hombre enfrentado a la decisión de retirarse del paso y vivir para pelear otro dia o quedarse a luchar hasta la muerte.

Y mi mente piensa en la decisión de Leonidas; no es una decisión fácil, y alguien me podría decir que, en realidad si es fácil; ¿no es obvio a caso? sin embargo, aún hoy Historiadores y estrategas discuten hacerca de “el Valor militar” estrategico y tactico del sacrificio de espartanos y focios en las Termopilas.

Y lo cierto es que mas allá de cualquier cálculo, estratégico o táctico; la decisión de un hombre; cansado, mal comido, sin dormir en dias;es un hombre que decide quedarse a pelear y morir. Y esa (lo repito) no es una decision fácil, no solo porque es una decisión que toma por si mismo (es su decisión, quedarse y morir, su vida, su muerte) sino que es una decisión que toma por todos todos los hombres (hombres valientes) que le siguen.

Entonces imagino al Rey Leónidas I enfrentado al fin de una jugada arriesgada, que se deshace al atardecer. Lo imagino junto al fuego, con la clara conciencia de que su suerte se acabo; entonces lo veo todo claro, no hay decisión que tomar, nunca lo hubo; ahí donde todos podían tomar una decisión, no había decisión. Para leónidas no había opción. Había responsabilidad, por eso cuando todos asumen que la opción es correr para pelar otro día; Leónidas asume su responsabilidad, y se queda; se quedan él, sus 300 oplitas, 700 Tespios y algunos Tebanos, en el paso para pelear hasta la muerte. Esta no era una decisión, esta era su responsabilidad.

Soy Focvs
Y la Mverte no es vna Metáfora

300-2.jpg

Anuncios